Compartir

Nicol, de 22 años, fue victimada en una violación grupal en el interior de una vivienda, en el sector de Guamaní, sur de Quito. Durante la audiencia del caso que se realizó el miércoles 29 de julio de 2020, la Fiscalía detalló que el ataque ocurrió durante una «reunión de amigos». Jonathan N. (21 años), Kevin A. (20), William Ch. (23), Carlos P. (26), Jonathan V. (26) y Stalin R. (26) fueron llamados a juicio como presuntos autores directos del delito de «violación grupal con resultado de muerte». Así lo señaló la Fiscalía en su dictamen acusatorio. El fiscal del caso, Cristian Fierro, también acusó a la madre de uno de los procesados, Norma G. (44), como supuesta cómplice. 

Durante la audiencia preparatoria de juicio y sustentación de dictamen, en la Unidad Judicial Sur (Quitumbe), el fiscal Fierro expuso ante el juez de Garantías Penales, Ángel Mestanza, cómo ocurrieron los hechos. «La noche del pasado 7 de noviembre del 2018, en una reunión de amigos que transcurría en un domicilio ubicado en Guamaní, los seis hombres habrían violado a Nicol, de 22 años, aprovechando que se encontraba en situación de vulnerabilidad, es decir, con 4,42 gramos de alcohol por litro su sangre. La víctima falleció al interior del inmueble, producto de la múltiple agresión sexual», dijo el Ministerio Público en un comunicado. Después de que los procesados atacaran a la víctima, Norma G., quien es dueña del inmueble y madre de Kevin Alexander A. G., habría pedido a los seis presuntos agresores (entre ellos su hijo) envolver el cadáver y arrojarlo en otro lugar. El Ministerio Público reveló que en las versiones de los acusados se conoció que los procesados habrían limpiado con alcohol el cuerpo de la víctima, antes de llamar al Servicio de Emergencias ECU 911. Tras la reconstrucción de los hechos y los informes investigativos, se señala que «los relatos de los siete investigados no concuerdan en cuanto a lo que hicieron en el lugar, horas de los eventos, posición y prendas de vestir del cuerpo de la joven». Los estudios antropológico y de contexto social con enfoque de género señalaron que los seis acusados «habrían cometido la violación, colocando a la víctima en una posición que le dificultó respirar». La autopsia psicológica practicada a Nicol concluyó que no pudo consentir un acto sexual, pues estaba alcoholizada y vulnerable, además, la intención de deshacerse del cadáver refleja “la repudiable calidad ética del grupo de personas allí reunidas y, sobre todo, es un signo evidente de la clara conciencia de lo execrable de los actos allí sucedido”, dijo la Fiscalía. En Ecuador, la violación es un delito tipificado en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) que establece: «Es violación el acceso carnal, con introducción total o parcial del miembro viril, por vía oral, anal o vaginal; o la introducción, por vía vaginal o anal, de objetos, dedos u órganos distintos al miembro viril, a una persona de cualquier sexo. Quien la comete, será sancionado con pena privativa de libertad de diecinueve a veintidós años». El caso fue investigado según el artículo 171, inciso primero, numerales 1 y 2; e inciso segundo, numeral 6, parte final del COIP, con las agravantes del artículo 47, en sus numerales 5, 9 y 12.


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here