Compartir

Alrededor de 50 personas, acudieron hasta la dirección provincial del Ministerio del Ambiente MAE, en el Cañar, esto con la finalidad de presentar documentación en el que solicita la ocupación de 6.400 hectáreas localizadas en el Parque Nacional Sangay, la comitiva estuvo representada por dirigentes de organizaciones integradas en el Proyecto Culebrillas del cantón Cañar, quienes llegaron hasta el Centro de Atención Ciudadana, en Azogues, donde funciona al entidad.

Según los comuneros, se quiere es hacer uso de esos terrenos para producir. Los representantes de las propiedades, indicaron que desde el año 1983 cuentan con las escrituras que demuestran la legitimidad de la tenencia de las tierras que están debidamente individualizadas.

Es así que Petrona Pishamas, dirigente del proyecto Culebrillas, señaló que personas habitantes de comunidades como Sunicorral, Cugulag, Chuquiragua, Romerillo, Pillcopata, Charcay, entre otras, son dueños legítimos del área que estaría dentro de los recursos protegidos dentro del Parque Nacional Sangay

Informó además que los comuneros tienen la intención de desarrollar diversos proyectos agrícolas, para solicitar este particular al MAE, se ha revisado registros oficiales y más documentación para con bases fundamentar su pedido.

La dirigente señala que algunos propietarios tienen acciones legales en su contra por trabajar sus tierras, situación que incomoda, pues de la tierra es la fuente de ingreso y sustento de varias familias.

En tanto que Adolfo Guasco dirigente del sector, expresó que “no es ningún terreno regalado por nadie ni gratis, nosotros al IERAC (ex Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización), a un costo hipotecado en el Banco de Fomento, hemos pagado las escrituras, no tenemos por qué estar con miedo y queremos trabajar y caminar libremente sin que estén amenazando o siguiendo como a ladrones”.

De su parte Pablo Loja, indicó que la adjudicación de la sub área del proyecto culebrillas, se trabaja en huertos familiares, a través de un estudio ejecutado por la Universidad Politécnica del Chimborazo para producir papas, ocas, habas, por eso se requiere la autorización del Ministerio del Ambiente.

Posteriormente la documentación entregada por los campesinos, ingresó por ventanilla única, donde será analizada con criterio profesional en Departamento de Patrimonio Natural, Flora, Fauna y Biodiversidad, que revisará los argumentos, para ello se realizará la debida inspección y en base a un informe se determinará los criterios amparados en la normativa.

Cabe señalar que según el Código Orgánico de Ambiente, publicado en el Registro Oficial 983, suplemento del 12 de abril de 2017 y en vigencia desde el 13 de abril de 2018, en su capítulo IV, de Formaciones Vegetales Naturales, páramos, moretales, manglares y bosques, en su artículo 99, señala que “será de interés público la conservación, protección y restauración de los páramos, moretales y ecosistema de manglar.

Se prohíbe su afectación, tala y cambio de uso de suelo de conformidad con la ley. Las comunas, comunidades, pueblos, nacionalidades y colectivos participarán en el cuidado de estos ecosistemas y comunicarán a la autoridad competente cualquier violación o destrucción de los mismos”.

Mientras que el técnico Pedro Argudo, que acompañó a la delegación, indicó que se buscará el proceso de mediación para satisfacer los requerimientos de los campesinos, además se esperará una respuesta formal con los justificativos técnicos, señaló que también llegarán a la Corte Constitucional porque así ampara la ley, con lo que se espera resultados favorables.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here