Compartir

La guerra en Yemen sigue sin pausa, una semana después de que la coalición militar dirigida por Arabia Saudita decretara un alto el fuego unilateral enfrentar al nuevo coronavirus que amenaza al país, sumido ya en una grave crisis humanitaria. Yemen anunció su primer caso de la covid-19 el viernes. Las organizaciones humanitarias temen una catástrofe si la pandemia se propaga en este país, el más pobre de la península arábiga, con un sistema de salud devastado por cinco años de guerra. ¿Qué situación en Yemen?  “El mundo entero teme al coronavirus. No en Yemen. Aquí estamos acostumbrados a la muerte” dice Amjad Ali, joven yemení de 28 años. Sumidos en la peor crisis humanitaria del mundo, unos 24 millones de yemeníes –más de 80 % de la población — dependen de ayudas o protección, según la ONU. Mas de tres millones de personas están desplazadas, muchas de ellas en campamentos vulnerables a la propagación de enfermedades. La capital Saná está controlada por los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, y combatidos por la coalición liderada por Arabia, que respalda al gobierno yemení. Ahí, Bashir al Fadli no esconde su exasperación, tanto ante la coalición como frente a los rebeldes. “¡Estamos hartos de esta guerra! El único que pierde es el ciudadano yemení, sin salario, sin agua, sin electricidad sin educación”, se queja este hombre de 28 años. ¿Qué alto el fuego?  El anuncio por Arabia Saudita del cese de actividades militares desde el 9 de abril no ha puesto fin a los combates en tierra ni a los bombardeos aéreos, que su coalición sigue llevando a cabo. “No hay aún acuerdo de alto el fuego firmado por los principales actores” dice a la AFP Peter Salisbury, especialista de Yemen en el International Crisis Group. El viernes, el emisario especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, anunció haber enviado nuevas propuestas a las dos partes para un alto el fuego nacional. La confirmación del primer caso de covid-19 en Yemen “hace más imperativo el cese inmediato de los combates”, asegura. ¿Qué quieren los hutíes? Los rebeldes negocian actualmente en posición de fuerza tras recientes éxitos militares, y avanzan hacia el último bastión gubernamental en el norte, Marib, estratégica región rica en petróleo. Los hutíes han publicado una lista de condiciones para una tregua, entre ellas la retirada de tropas extranjeras y el fin del bloqueo aéreo, marítimo y portuario impuesto por la coalición en Yemen. “Arabia Saudita podría desear retirarse de la guerra en Yemen (…)” dice a la Elena DeLozier, del think-tank Washington Institute for Near East Policy. Pero, según esta analista, es “poco probable” que Riad acepte firmar un acuerdo que implique “su capitulación total”. ¿Por qué Riad quiere acabar la guerra? El anuncio de alto del fuego se produce en un momento delicado para Arabia Saudita, país del Golfo más afectado por la pandemia y cuya economía padece especialmente el derrumbe de los precios del petróleo. “Arabia Saudita quiere cada vez más poner fin a la guerra en Yemen. Sus prioridades cambian. La guerra en Yemen es costosa y militarmente imposible de ganar” observa Elena DeLozier. En los últimos meses, la coalición ha sufrido reveses que la han debilitado, según los expertos: presión internacional por las víctimas civiles de sus bombardeos, retirada de Emiratos árabes unidos de la coalición o las peleas internas en el campo progubernamental. Todo ello, además, ha reforzado la determinación de los rebeldes. La amenaza del coronavirus ha servido de pretexto para un alto el fuego unilateral, “ sin dar la impresión de ceder a los hutíes ” estima Elena DeLozier.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/eljuri/sitio_02/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 997

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here