Compartir

Residentes de urbanizaciones de La Aurora esperan ansiosos que esté listo el nuevo puente hacia Guayaquil. Narcisa Montes, cuyos hijos tienen casa en las etapas Corona, Tiara y Gema, todas del plan habitacional La Joya, dice que en las horas pico hay dificultades para avanzar por la avenida León Febres-Cordero y su prolongación con la av. Francisco de Orellana, que atraviesa los sectores de Mucho Lote 1, Las Orquídeas y Los Vergeles, en la ruta hacia el centro de Guayaquil.

“Seis y media de la mañana, siete de la noche, a esas horas es terrible”, menciona la mujer.

El puente, cuyo contrato de ejecución fue firmado ayer y que enlazará esa avenida con la autopista Narcisa de Jesús, es esperado también por José Zapata, quien señala que listo el viaducto los choferes evitarán “dar la vuelta” en la oreja de la Francisco de Orellana para conectarse a la autopista. Su suegro es quien vive en La Joya.

Armando Conforme, de la etapa Coral, proyecta que el puente será “una buena ayuda” para agilizar el tránsito. Indica que del proyecto ya se había hablado desde hace años.

Jimmy Cañizares, morador de la urbanización Volare, también de la zona, habla de restar carga “al nudo” que forman los conductores en el retorno de la avenida Febres-Cordero, para circunvalar e irse a La Joya.

Manuel Ordóñez estima que debería ampliarse a cuatro carriles por cada sentido la vía de acceso a La Joya, puesto que la considera hoy angosta para la cantidad de carros que a diario circulan por aquella arteria.

“Solo hay dos carriles porque uno es de servicio. Si se daña un carro, solo queda uno y se forman más atascos”, subraya.

Él vive en La Joya desde hace tres años.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/eljuri/sitio_02/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 997

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here