Compartir

Este año se graduaron 12.829 bachilleres en el Azuay; otros 5.000 buscaron cupo en un nuevo intento. La Universidad de Cuenca prevé dar unos 3.000 cupos. Sociólogo y dirigente empresarial analizan realidad universitaria Los estudiantes que aspiran a conseguir un cupo en las universidades o institutos de educación superior del Estado deben consultar en sus cuentas personales del portal Ser Bachiller si lo han obtenido y confirmar, hasta hoy, si aceptan dicho cupo. En el Azuay, según datos del Ministerio de Educación, 12.829 estudiantes del tercer año de bachillerato dieron el examen Ser Bachiller que daba puntaje para graduarse como bachilleres y, si lo deseaban, también para buscar un cupo en las universidades públicas. A ellos se sumaron 5.415 jóvenes graduados en años pasados y que dieron la prueba en un segundo intento por alcanzar un cupo en la educación superior. Rindieron la prueba un total de 18.244 bachilleres en la provincia.

La Universidad de Cuenca iniciará los cursos de nivelación por carrera de donde saldrá el 70 % de los que ganen un cupo. El 30 % restante, del curso que hubo en mayo pasado. LCC

Este año se graduaron 12.829 bachilleres en el Azuay; otros 5.000 buscaron cupo en un nuevo intento. La Universidad de Cuenca prevé dar unos 3.000 cupos. Sociólogo y dirigente empresarial analizan realidad universitaria

Los estudiantes que aspiran a conseguir un cupo en las universidades o institutos de educación superior del Estado deben consultar en sus cuentas personales del portal Ser Bachiller si lo han obtenido y confirmar, hasta hoy, si aceptan dicho cupo.
En el Azuay, según datos del Ministerio de Educación, 12.829 estudiantes del tercer año de bachillerato dieron el examen Ser Bachiller que daba puntaje para graduarse como bachilleres y, si lo deseaban, también para buscar un cupo en las universidades públicas.
A ellos se sumaron 5.415 jóvenes graduados en años pasados y que dieron la prueba en un segundo intento por alcanzar un cupo en la educación superior. Rindieron la prueba un total de 18.244 bachilleres en la provincia.
Ahora, mediante una selección a base de dicha prueba, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) asigna cupos y, adicional, hay un proceso propio de admisión que aplica cada universidad. En el caso de la Universidad de Cuenca hay un curso de nivelación en el que se califica el rendimiento del aspirante.
Trascendió que, provisionalmente, se aceptaría a más de 4.000 estudiantes para el próximo curso de nivelación que, de acuerdo con cada carrera, empezará el miércoles de la próxima semana y durará hasta el 20 de septiembre.
El curso de nivelación será calificado con tres evaluaciones: dos sobre 30 puntos y una sobre 40, para sumar 100 puntos.
Los mejores puntajes alcanzarán el cupo para seguir, ahora sí la carrera: el 70 % de los puestos se asignarán a quienes alcancen los mejores puntajes en el curso de nivelación que está por dictarse, mientras el 30 % restante saldrá de los mejor puntuados en el curso de nivelación que ya se dio en mayo pasado.
La Universidad ofertaría unos 3.000 cupos para el primer ciclo, sumadas todas las carreras. Un 15 % de los cupos corresponden, por Ley, por razones de acción afirmativa, a personas con discapacidad, o pertenecientes a grupos históricamente desfavorecidos como los indígenas. Es un proceso que ejecuta la Senescyt.
A escala nacional, 175.360 aspirantes postularon para obtener un cupo en las universidades o institutos de educación superior públicos, un número que ha crecido en 11 % con relación al último registro de postulaciones del gobierno anterior, según la Secretaría de Educación Superior.
Las carreras con mayor demanda de peticiones de ingreso son: Medicina, Enfermería y Sicología; mientras, Mecánica Automotriz es la carrera técnica con mayores preferencias.
Las universidades particulares de la ciudad: Católica de Cuenca, del Azuay y Politécnica Salesiana, ofertarán, en su conjunto, mas de 6.000 cupos para el primer ciclo que está por empezar. (AVB)-(I)

“PROBLEMA ES ESTRUCTURAL”
El sociólogo Patricio Carpio dice que el problema de las universidades es estructural y antiguo, unido a su bajo presupuesto, insuficiente para atender la demanda de matrículas para primer año.
Hacia adentro, “la capacidad de respuesta de la universidad es limitada por su escaso presupuesto y por las limitaciones que le impiden un acople con las necesidades del desarrollo para responder a procesos productivos de su región y país. Debería ir a la par con lo que el desarrollo requiere, porque si genera de más, habrá desempleo, frustración y migración”, sentencia.
Sostiene que la universidad ecuatoriana sufrió un quebranto, con una traba que incluso lleva a elitizar la educación superior, unido a un masivo interés por acceder a la universidad. Más, en su opinión no es correcto cerrar puertas a pretexto de calidad, sino lograrla en la formación, mediante la exigencia académica. (AVB)-(I)

PLANIFICACIÓN
Para Andrés Robalino, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo (CIPEM) de Cuenca, el desbalance entre aspirantes a ingresar a la universidad y la oferta real se debe a que nunca se ha hecho un estudio de la real necesidad del mercado laboral.
“Cuando pasa esto hay una explosión como la que estamos viviendo”, dice y añade que los jóvenes que hoy están en la edad universitaria nacieron entre 1998 y 1999, el periodo que más nacimientos tuvo el país en su historia. “Pero nunca planificamos el futuro”, lamenta.
Añade el problema que las universidades, con pocas alternativas, han abierto las mismas carreras de hace 50 años y el conflicto es mayor porque los chicos que no logren pasar, seguirán cargando la población con falta de formación. Los datos de los censos no han servido para planificar el desarrollo, puntualiza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here