Compartir

En estos momentos de emergencia, el trabajador de las tiendas de barrio, puestos de mercado, despensas, carnicerías, panaderías, son otros de los héroes sin capa que tiene Ecuador.
La variedad de productos, la cercanía a los hogares y el cuidado del tendero al despachar los alimentos los han convertido en una excelente opción para que la ciudadanía se abastezca y cuente con productos necesarios para el diario vivir. Una ventaja de comprar en las tiendas de barrio es que las distancias con son menores, sin hacer colas y esta en aglomeraciones.
El Comité Público – Privado, conformado por los Ministerios de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (MPCEIP); Agricultura y Ganadería (MAG); el Consejo de Gobiernos Provinciales del Ecuador (CONGOPE); las asociaciones de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (ANFAB), de Industrias de Bebidas No Alcohólicas del Ecuador (AIBE); y, la Red Ecuatoriana de Tenderos, trabajan en estrategias de fortalecimiento y apoyo a los vendedores minoristas con el propósito de dar continuidad a su actividad económica, respetando la cuarentena y medidas de bioseguridad para evitar contagios propios, de clientes o proveedores.
Entre las gestiones que ejecuta el Comité Público Privado se encuentra la priorización del acceso de tenderos a los mercados mayoristas y el fortalecimiento al cumplimiento de lineamientos y protocolos de bioseguridad.
Se estima que en el país existen 130.000 tiendas de barrio constituidos como canales tradicionales de distribución de alimentos y bebidas en el país. Estas tiendas son el principal canal de abastecimiento de los hogares ecuatorianos representando el 75% de todo el volumen de ventas de los productos previamente mencionados.
Asimismo, alrededor de unas 520.000 personas viven de la rentabilidad directa de una tienda de barrio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here