Compartir

En las dos últimas semanas, el número de pacientes infectados con covid-19 en Ecuador ha seguido creciendo, aunque a un ritmo más lento que en los primeros 15 días de julio. Hasta ayer, 3 de agosto del 2020, se registraron 87 041 positivos, por lo que hay un aumento del 17%, dos puntos porcentuales menos que en la quincena previa. Este descenso se refleja en el promedio de casos nuevos diarios de las dos últimas semanas, que bajó de 954 a 793. Pero sí se registraron picos superiores a los 1 000 al día. Los 87 041 contagiados representan 35% de las muestras tomadas en todo el país, principalmente a personas sintomáticas. Hay otros 40 675 con sospecha, en espera de resultados de pruebas (16,4%). Las tres provincias que acumulan más contagiados reportados siguen siendo Guayas, Pichincha y Manabí; siguen Santo Domingo y Azuay. Pichincha, a diferencia de Guayas, ha tenido un mayor crecimiento de contagios en los últimos meses, al punto de que hasta ayer, 3 de agosto, solo registra 2 611 casos menos. Esto se debe a los picos en la capital. Santo Domingo y Azuay desplazaron a El Oro y Los Ríos de las primeras cinco provincias más afectadas, debido a una desaceleración de la velocidad del contagio. Del 24 al 30 de julio, en Manabí, Santo Domingo y Azuay, cada contagiado infectó a una persona más; esto se reflejará en los próximos 15 días, según el Centro de Modelización Matemática de la Politécnica. Con este panorama -dice la epidemióloga Andrea Gómez- se ve que la curva de casos seguirá subiendo en las localidades en donde se ha visto una aceleración de positivos; dejando de lado a Guayas, en donde la velocidad ha bajado. El crecimiento de contagios responde a que las medidas de restricción de la movilidad se han flexibilizado. Quito, por ejemplo, cambió de semáforo rojo a amarillo el 3 de junio. Antes ya se registró una ocupación hospitalaria alta en cuidados intensivos (UCI). Hasta ayer, en el MSP solo una de las 135 camas de UCI estaba libre y 31 de las 372 en hospitalización. En la red privada no había espacios. En el IESS se ampliaron las camas en UCI; se pasó de 27 en marzo a 111 ahora. En hospitalización, de 181 a 645. El total de atenciones llega a 181 645; de ellos 58 174 fueron internados. Han aplicado 12 584 pruebas. En cuanto a fallecidos en el contexto de la pandemia, hasta ayer había 9 279 víctimas. De estos decesos, 5 767 fueron catalogados como por covid-19, comprobados con PCR (test); es decir, 17 más de lo registrado el domingo 2 de agosto. Las 3 512 muertes restantes están en la categoría de probables; es decir, quienes fallecieron presentaron cuadros de insuficiencia respiratoria y síntomas relacionados con covid-19, pero no lograron hacerse un examen de laboratorio. La mayor cantidad de decesos se mantiene en Guayas, con 1 657. Luego están Manabí, con 805 y Pichincha, con 729. Muy por debajo se ubican El Oro con 334, Santa Elena con 331 y Los Ríos con 316. Frente a estos datos, la epidemióloga Doménica Cevallos insiste, como sus colegas, en que es necesario fomentar el testeo a toda la población. “Se debe potenciar un ‘test or tracking’ o un testeo y rastreo en barrios, por lo que se debe formar ‘autorrastreadores’ de contactos; esto implica que cada ciudadano debe alertar en caso de conocer posibles contagios del entorno”.


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here