Compartir
La fotografía está estrechamente vinculada a la memoria, a aquello que se quiere conservar, hoy este arte se revela como una oportunidad para mostrar detalles de la historia de la ciudad, y, sobre todo, ser un aliado del patrimonio.

Patricio Zamora, director regional 6 del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, así lo avala, pues, en la reserva adquirida por el instituto, constan 20.000 fotografías que rescatan la memoria colectiva, vestimenta, edificaciones patrimoniales, modos de vida, acontecimientos, tradiciones, fiestas populares, espacios y detalles que “olvidamos o que, incluso, han pasado desapercibidos” reconoce.
Parte de la reserva que el instituto ha puesto a disposición de la ciudadanía a través de la página web www.fotografiapatrimonial.gob.ec/web/es se han publicado en dos libros que presentarán este jueves en la sede local del INPC, obras dedicadas a dos reconocidos coleccionistas de fotografías: Miguel Díaz Cueva y Manuel Jesús Serrano.

La imagen de la colección fotográfica de Manuel Jesús Serrano, en la que se muestra un negocio de incios del siglo XX.   INPC

En ‘Rostros, lugares de entonces. Cuenca del siglo XIX’, pertenecientes a Díaz, quien aún vive y cuenta con 98 años, deja ver imágenes de una Cuenca tradicional, familiar, religiosa y muy apegada a sus tradiciones festivas.
En este texto salen a la luz momentos de personajes reconocidos de la política y la cultura local y otros detalles que llevan al observador a suspirar y admirarse por los asombrosos espacios y lugares antiguos, muchos de los cuales aún son parte de la Cuenca contemporánea.

Discurso de Rafael María Arízaga durante el acto en el que el poeta Remigio Crespo fue coronado.   inpc

Además, este abogado de profesión revela su interés por la literatura con textos que complementan las imágenes. De las misma forma, el título ‘Rostros más lugares de entonces’, de Manuel Serrano, se centra en reflejar retratos de la Cuenca del siglo XIX. Estos textos estarán disponibles gratuitamente el jueves, durante su lanzamiento, a partir de las 19:00. La presentación de las obras estará a cargo del reconocido escritor Jorge Dávila Vázquez y es probable que se presente el benefactor Díaz Cueva.

Estudio
La antropóloga y docente universitaria, Gabriela Eljuri, explicó que no es lo mismo hacer fotografías turísticas que capturar el patrimonio en imágenes. En este último caso, abarca los principios del respeto, la ética, la aplicación de técnicas etnográficas y el acercamiento adecuado a las comunidades.
Según Eljuri, la fotografía se relaciona con el patrimonio, pues permite registrar, mirar los cambios históricos y conocer tradiciones de un pueblo.
Además, puso en debate el registro del patrimonio, pues, en la historia, dijo que entre los siglos XVIII y XIX, el patrimonio fue tomado como un discurso marcado desde la burguesía, en la construcción del Estado. Por ende, la construcción del Estado-Nación requirió la elaboración de grandes discursos, y en esos discursos constaban el patrimonio monumental o edificaciones que son más “visibles” en las ciudades.
Por esta razón, para ella es vital que la comunidad se reconozca a sí misma, a través del lente y se muestren otros espacios y detalles ocultos que también son parte importante del patrimonio material e inmaterial.

Esta es una de las fotografías más antiguas del Parque Calderón que consta en archivos del instituto.   INPC

Desarrollo
Santiago García, presidente del Fotoclub Cuenca, destacó la importancia de la imagen en la conservación del patrimonio, pues considera que esta es capaz de mostrar elementos destacados y ayudar a conocer detalles que se creía perdidos y que, en muchos casos, pasan desapercibidos en la ciudad.
Agregó que las imágenes sirven como registro, archivo e incluso ha ayudado a que las restauraciones patrimoniales sean la más fidedignas. Además, se usan para conocer lugares a los que casi no se tenía acceso.
En su experiencia, por ejemplo, recordó que conoció haciendas y viviendas que investigadores ya creían perdidas, una de ellas es la casa donde, al parecer, vivió Luis Cordero, en la parroquia Javier Loyola.
En cuanto a la técnica, manifestó que la calidad de las imágenes son importantes, pues, si bien la tecnología ha permitido que hoy cualquier ciudadano pueda capturar imágenes con su celular, esto dista de la calidad con la que fotografías tomadas con un cámara que pueden permitir una conservación y una manipulación futura. (FCS) (F)

Cuenca. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here