Compartir

Dirección de Gestión de Movilidad del Municipio recibe solicitudes de ciudadanía.

En la intersección de las avenidas Loja y Don Bosco, los vehículos hacen maniobras riesgosas para cruzar. 

“En ‘horas pico’ se necesita que estén los agentes de tránsito, por lo general hay unos dos accidentes al mes…”, comenta Marco González, propietario de un negocio ubicado en las avenidas Don Bosco y Loja, al sur de Cuenca.
Esta es una de las intersecciones conflictivas en la ciudad, ya que si bien existen semáforos, cuando un vehículo que viene por la avenida Loja en dirección norte-sur y quiere girar a la izquierda para seguir por la Don Bosco, no hay una flecha en el semáforo para que le dé paso, así que los conductores deben “cruzarse” entre los vehículos.
Lo mismo ocurre cuando un automotor que circula por el carril sur-norte de la Loja, quiere girar a la izquierda para ir a la Don Bosco.
Lauro Tapia, habitante del sector, opinó que se debe mejorar el sistema de semáforos, porque los vehículos “siempre se rozan”, principalmente los que vienen por la Loja desde el centro de la ciudad y quieren girar a la Don Bosco en dirección a la avenida 12 de Octubre.
En la Municipalidad se conoce de la situación de la intersección de las avenidas Don Bosco y Loja por las manifestaciones de la población, así que se prevé intervenir y estudiar las posibles soluciones, detalló Guilherme Chalhoub, titular de la Dirección de Gestión de Movilidad (DGM).
Una vez que hay una denuncia ciudadana, ya sea a través de redes sociales o mediante una solicitud a la DGM, se envían a los técnicos a las intersecciones para que cuenten los vehículos y peatones que circulan en la calle principal y secundaria, cuenten los giros y constaten el problema.
Con la información recopilada, el cuerpo técnico de la dependencia de movilidad hace una simulación para determinar una posible solución.
Entre las alternativas se puede cambiar los tiempos de duración de los semáforos o crear una fase de giro, indicó Chalhoub.
Pero esto no es tan sencillo, ya que si se crea una fase de giro, se dejaría más tiempo en luz roja a otras personas y se crearían colas de automóviles en las avenidas y empeorar el tráfico de forma general.
“Lo que si podemos hacer y nos comprometemos es hacer un estudio, evaluar la situación y verificar la mejor solución…”, aseveró.
El funcionario sostuvo que la DGM ha identificado muchas intersecciones que causan conflictos, pero quieren solucionar los inconvenientes de forma sistemática.
Carlos Balarezo, gerente de control de Transporte Terrestre y Tránsito de la EMOV EP, afirmó que la intersección de las avenidas Don Bosco y Loja es uno de los puntos conflictivos por el diseño vial que tiene, pues hay dos carriles de circulación en ambos sentidos, así que se ha solicitado por escrito a la DGM se busque una solución a esta y a otras intersecciones en la urbe. (PVI)-(I)

Presencia de agentes

La ubicación de agentes civiles de tránsito en vías e intersecciones para dar apoyo responde a algunos parámetros. El principal es cuando hay conflicto con “usuarios vulnerables” (ciclistas y peatones), mencionó Carlos Balarezo, gerente de control de Transporte Terrestre y Tránsito de la Empresa Municipal de Movilidad (EMOV EP).
Luego están los “puntos negros” en relación a las estadísticas de accidentes de tránsito. A esto se suma la evaluación de las denuncias de los ciudadanos a través de medios de comunicación, redes sociales de la EMOV EP o mediante oficios.
Finalmente se toma en cuenta al análisis en campo de los agentes civiles.
De acuerdo a esto se decide si en un sector se requiere el apoyo de los uniformados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here