Compartir

Quito –

El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) no acogerá la recomendación que realizó ayer la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, de mantener los resultados de las pruebas Ser Bachiller realizadas entre el 17 y el 21 de enero pasado, para unos 4.385 estudiantes.

El Ineval reprogramó el examen para ese número de bachilleres, de las pruebas 6 y 7, porque los exámenes se habrían filtrado en redes sociales; por ello, volverán a rendir la prueba los días 5 y 6 de febrero próximo.

Si se continúa con la reprogramación, las personas que no asistan no tendrán nota, advirtió la directora Ejecutiva de Ineval, Josette Arévalo, quien compareció a la Comisión de Educación, donde aclaró que ella debe sujetarse a un reglamento, y que no se puede hacer excepciones o depender de recomendaciones; los estudiantes deben rendir el examen Ser Bachiller en igualdad de condiciones, agregó.

Comentó que existen 180 formas de pruebas, y que se detectó que en las pruebas 6 y 7, que se rindieron en el régimen de la Costa, se filtraron y tuvieron una afectación a 4.385 estudiantes, quienes fueron reprogramados.

«Aquí nunca se ha inculpado a nadie, ni se está haciendo presunción de que ha tenido culpa de alguna irregularidad a ninguna persona reprogramada», aclaró Arévalo.

Comentó que cualquier persona que ha sido detectada en el cometimiento de alguna infracción, por el Ineval, ha sido sancionada con cero, pues no hay tolerancia a la corrupción.

La funcionaria insistió en que las personas reprogramadas no están siendo afectadas en sus derechos, porque rendirán una prueba el 5 y 6 de febrero con los mismos derechos, y que no afecta en nada el proceso de graduación de los estudiantes de bachillerato, ni en las fechas de postulación para las universidades.

Explicó que como las pruebas son aliatorias, los estudiantes que están reprogramados pueden corresponder a Guayas, Manabí, El Oro, Esmeraldas; pues están dispersos en varios laboratorios.

La presidenta de la Comisión de Educación, Silvia Salgado, abrió un debate en el que los legisladores plantearon que en aplicación del interés superior de las niñas y niños, y la presunción de inocencia, se mantengan los resultados obtenidos en las evaluaciones que ya rindieron y que ya fueron notificados sus puntajes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here