Compartir

Ecuador solía ser un país “invisible”. Estaba entre Perú y Colombia.

Nuestro país fue visible una vez que se dolarizó y se convirtió en el “vecino rico”.
Fue así que hubo un auge en la llegada de colombianos y peruanos. La llegada de norteamericanos se debió, en gran medida, a que el presidente de esa época, Rafael Correa, lideró una reforma constitucional, que promovió la ciudadanía universal y se decretaron beneficios en cuanto a salud pública a los cuales también tienen acceso los extranjeros.

En cuanto a la nueva ola de migración venezolana, el Gobierno debe sincerar sus políticas migratorias. Se debe hacer un registro por cantones, tanto a nacionales como a extranjeros, para así lograr un mejor control, ofertas de trabajos y evitar la xenofobia.

Cuenca se ha convertido en el hogar de muchos de ellos. Convivimos personas no solo de distintas partes de América como chilenos, peruanos, argentinos, venezolanos y colombianos sino también otros continentes como Europa y Asia. Así nos convertimos en una metrópolis en la que cada vez importa menos qué apellido tienes o de qué familia vienes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here