Compartir

Los tres teléfonos comerciales usados por Christian Saga para comunicarse a diario con sus clientes, recibir sus pedidos, requerimientos de modificaciones o simples consultas siguen en silencio desde el 24 de diciembre, en su local.

Allí, en plena calle Esmeraldas y Luque, funciona el local de fabricación de cortinas de Saga. El dueño salió de su local para señalar que la madrugada de ese día se dio un robo de cables que siguen sin solución.

Desde la madrugada del 24 de diciembre hasta este jueves 3, unas 2 mil líneas, que afecta a vecinos y locales comerciales en el centro oeste de la ciudad, quedaron sin los servicios de internet y de telefonía, sobre todo del proveedor de CNT.

“No es la primera ocasión. El inconveniente se replica en las viviendas y comercios ubicados aquí. Saben que uno está distraído y se aprovechan para robar, esto ha mermado el negocio siquiera en un 50%”, contó el dueño del local en la calle Esmeraldas que recibía por lo menos veinte llamadas al día.

Ahora estudia cambiarse de proveedor si el problema continúa. Hasta eso sigue insistiendo en sus pedidos, ha enviado dos requerimientos para atención del problema.

Asimismo, desde el incidente los líderes barriales iniciaron sus pedidos al proveedor.

Gustavo Rivadeneira, representante barrial, confirmó que el proveedor les había sostenido que se dio un robo de cables que afectaría a 2 mil líneas entre los cuadrantes de la calle Hurtado, en el norte, la calle 10 de Agosto, en el sur. En tanto, por el este la calle Esmeraldas y en el oeste, la calle Babahoyo

“Son chamberos, están identificados, la Policía ya los conoce, operan en el sector en Luque y Esmeraldas y hay locales que les compran eso, los queman en casas abandonadas y lo venden en locales”, señaló Rivadeneira, quien se ha mantenido en contacto con el proveedor, pero aún no se da la solución.

La tarde de este jueves, CNT refirió que ofrecerían una respuesta del caso. Hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

En los alrededores de la calle Los Ríos y Pedro Pablo Gómez funcionaría un local que compraría estos materiales sustraídos, citó el líder barrial.

Rivadeneria consideró mal pasar incomunicado con la familia durante las fiestas de fin de año.

«Todo el sector está afectado, los clientes que tienen la costumbre de llamar por la guía telefónica no lo pueden hacer y llaman al celular, nos ha afectado muchísimo ”, Jacqueline Toledo, comerciante del sector.

Jacqueline Toledo, del local Ideal Decorativo, se mantiene en contacto por redes sociales con clientes. Ella contó que en cajetines de Vélez y Esmeraldas se han dado robos de cables.

Vecinos piden más presencia policial en las madrugadas y trabajo de seguimiento entre autoridades del Cabildo, CNT y Policía para dar con el destino de los cables robados y los responsables de reiterados robos en las noches.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here