Compartir

La deforestación en la Amazonia brasileña aumentó por decimocuarto mes consecutivo en junio, según datos preliminares del gobierno publicados el viernes 10 de julio de 2020, lo que aumenta la presión sobre el presidente Jair Bolsonaro, quien está bajo fuego por agravar la destrucción de la selva tropical durante su mandato. La destrucción aumentó un 10,7% en el mes, en comparación con junio de 2019, según la agencia nacional de investigación espacial Inpe. En los primeros seis meses del año, la deforestación ha subido un 25% hasta 3 066 kilómetros cuadrados, según datos de la agencia. «La presión está aumentando», dijo Mariana Napolitano, jefa científica del grupo de presión WWF-Brasil. «Los datos de deforestación por sí mismos muestran que ahora tenemos una situación muy complicada que está fuera de control en el Amazonas». Si hay otro aumento de la deforestación en julio, Brasil se dirige a una deforestación anual de más de 15 000 kilómetros cuadrados, o un área más grande que (el estado de) Connecticut, dijo Ane Alencar, directora científica del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía de Brasil (IPAM). El total supondría un aumento respecto de los 10 129 kilómetros cuadrados del año pasado y el nivel más alto de deforestación desde 2005, según datos oficiales del gobierno. Investigadores y defensores del medio ambiente culpan a Bolsonaro de envalentonar a los madereros, ganaderos y especuladores de tierras ilegales al debilitar la aplicación de las leyes ambientales y al pedir más minería y agricultura comercial en el Amazonas para desarrollar la economía. Bolsonaro dice que está siendo injustamente demonizado y que Brasil tiene un historial ambiental ejemplar, señalando vastas franjas de bosque que permanecen en pie.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/eljuri/sitio_02/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 997

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here