Compartir

Hasta febrero del año 2020, la Cámara de Transporte de Cuenca (CTC) tendrá que actualizar su flota de 475 buses.

Entre las mejoras de los vehículos están la reducción de gases contaminantes y mayor comodidad para los usuarios. PSR

De los 475 buses de transporte público urbano hasta ahora 130 han sido reemplazados por nuevos, lo que equivale aproximadamente al 28% de la flota, según información de la Cámara de Transporte de Cuenca (CTC).
La renovación de la flota vehicular es parte de las 30 exigencias que se dispone en la Ordenanza para el Mejoramiento de la Calidad del Servicio del Transporte Público en la ciudad.
Para esto se cuenta con un cronograma de renovación que deberá cumplirse hasta febrero del 2020.
A decir de Xavier Barrera, concejal, la CTC está cumpliendo con el cronograma, ya que para adquirir los nuevos vehículos se invierte aproximadamente 60.000.000 de dólares y “se está cumpliendo en conformidad a lo establecido en la ordenanza”.
En cuanto al resto de exigencias que plantea el cuerpo normativo, el edil dijo que están sujetas a control de la Empresa Municipal de Movilidad (EMOV EP), incluso ya se han abierto expedientes de oficio que se tramitan por la empresa que controla el tránsito.
Otro de los compromisos asumidos por los transportistas es que cada bus sea conducido por dos choferes.
Al respecto Barrera mencionó que esto ya se está implementando en algunas unidades y en otras está en proceso, sin embargo, el control en el cumplimiento de esta exigencia le compete al Ministerio de Trabajo. “Para esto la EMOV EP coordina las inspecciones de verificación, pues hay un reglamento a nivel nacional que sugiere las horas máximas de trabajo que debería tener un conductor por temas de seguridad y salud ocupacional…”, añadió.
A pesar de los cambios y si bien ya se ven buses nuevos en la ciudad, para algunos usuarios el servicio no mejora del todo.
Leonardo Mejía, usuario, comentó que algunos choferes no cumplen los horarios, pues sale a la parada y los buses no llegan a la misma hora o pasan muy seguido. “Esto pasa frecuentemente con la línea 22…”, dijo.
Mientras que Eulalia Marín, se quejó del servicio en el feriado de Semana Santa, porque el viernes 19 de abril, cuando salió de su trabajo en el sector de la avenida De Las Américas, a las 19:30 ya no pasaban las líneas como la 100, 18 o la línea 13. “Estuve casi una hora esperando junto con otras personas en la parada de las Américas y Don Bosco, y ningún bus vino…”, mencionó, así que prefirió caminar y luego tomar un taxi para ir a su casa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here