Compartir

Está en marcha un plan de ETAPA para hacer más estética a la ciudad y evitar la contaminación visual por el cableado eléctrico, pero falta compromiso por parte de otras entidades.

Cables amarrados y acumulados junto a las redes eléctricas y en los postes es un panorama común en muchos sectores de la ciudad. Un plan para el empaquetamiento de 29 kilómetros de cableado está en marcha por parte de la empresa municipal de Telecomunicaciones, Alcantarillado y Agua Potable, ETAPA.

ETAPA  tiene propuesto el empaquetado de sus cables de telefonía e Internet, para cumplir con la meta de mejorar la contaminación visual generada por el cableado.

Según Fabián Brito, gerente de Telecomunicaciones de la empresa municipal, se cumple con el empaquetamiento de la red “pero hay cables que no son nuestros y eso dificulta mejorar el ornato de la ciudad”. Aseguró que de acuerdo con las disposiciones legales la entidad solo puede empaquetar su red de cableado: “la de los demás no son nuestra competencia”. Agregó que el mejoramiento del cableado tiene altos costos.

Brito ejemplificó que empaquetar un metro de cableado cuesta más de tres dólares y con la meta de 29 kilómetros costaría alrededor de 80.000 dólares, más la mano de obra pagando a una empresa externa: “La inversión que realiza la empresa directamente es de 100.000 dólares en este proceso”.

El problema, según el funcionario, es que cuando ocurre una falla en el servicio de alguna de las entidades de telecomunicaciones de la ciudad no reparan el cable dañado, sino que lo reemplazan por uno nuevo y los cables viejos se quedan en las estructuras.

Según un diagnóstico realizado en 2017 por parte de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones, Arcotel, los cables denominados “tallarines” generan un impacto negativo en lo visual, además de la afección a los servicios que se otorgan a la ciudadanía.

El informe detalla que cruzan la ciudad cables de 166.775 lineas telefónicas, 102.956 conexiones de Internet y 7.782 usuarios de televisión pagada.

Al proyecto de mejoramiento del ornato de Cuenca se suma la Empresa Eléctrica Regional CentroSur, tras un convenio firmado a inicios de diciembre de 2019 con el Gobierno local para el soterramiento de 35 kilómetros lineales de cables en vías pavimentadas por la Unidad Ejecutora de Proyectos.

El presidente ejecutivo de CentroSur, Francisco Carrasco, señaló que el convenio fija la ejecución del soterramiento de redes aéreas de distribución eléctrica en un plazo de tres años. Actualmente, se solicita a las empresas que marquen su cableado para identificarlo, si este se cae o deteriora. Y se envía una solicitud a estas entidades para que den mantenimiento a sus cables enredados o caídos, pero la mayoría no lo cumple.

Intervención en varios puntos de la ciudad por cambio de postería

Uno de los factores que posibilita el mejoramiento del ornato de la ciudad es el cambio de los postes.

La empresa ETAPA ha intervenido en diversos puntos de la ciudad con estos cambios que realiza la empresa CentroSur.

“Se trabaja en coordinación con la Arcotel y la empresa eléctrica, para el adecentamiento de los cables”, según José Luis Espinoza, gerente de la empresa municipal ETAPA.

La CentroSur tiene la obligación de brindar el servicio de electricidad y comercializar energía eléctrica y por disposiciones legales también presta su infraestructura a las instituciones públicas como ETAPA y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, CNT.

Mientras que con las compañías privadas que dan servicios de telefonía, televisión pagada e Internet se firman convenios para el arriendo de los postes.

Por norma se instalan postes de 12 metros de altura para la media tensión eléctrica y de 10 metros para la baja tensión. 

 


Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/eljuri/sitio_02/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 997

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here