Compartir

Después de que el pasado 24 de febrero Harvey Weinstein, el poderoso productor de cine, fuera declarado culpable de violación y abuso sexual, este miércoles había expectación por conocer la sentencia.

El juez de la Corte Suprema de Nueva York James Burke condenó a Weinstein a 23 años de prisión por los casos de Miriam Haley, una exasistente de producción de televisión que aseguró que Weinstein la forzó a tener sexo oral en su apartamento de Nueva York en 2006; y Jessica Mann, una exactriz que afirma que la violó en una habitación de hotel del centro de Manhattan en 2013.

La sentencia impuesta por el juez Burke es cercana al máximo previsto, 29 años, por lo que se considera una condena severa.

Weinstein tiene 67 años y una salud física deteriorada.

Durante todo el proceso, el productor, que todavía enfrenta cargos en Los Ángeles por presuntas violación y agresión sexual a dos mujeres en 2013, negó los cargos en su contra y aseguró que se trató de «relaciones consentidas».

El proceso judicial contra Weinstein comenzó en Nueva York el 6 de enero y se extendió por casi dos meses.

Haley aseguró que Weinstein la forzó a tener sexo oral en su apartamento de Nueva York en 2006; y Mann afirmó que la violó en una habitación de hotel del centro de Manhattan en 2013.

Tanto Mann como Haley reconocieron que continuaron viendo al acusado después de los presuntos asaltos y luego tuvieron relaciones sexuales consensuadas con él, lo que en un inicio complicó los argumentos de los fiscales.

Pero al mismo tiempo, retrataron a Weinstein como un depredador en serie que había usado su posición de poder en Hollywood para manipular y atacar violentamente a las mujeres.

La fiscal adjunta de distrito de Manhattan, Meghan Hast, consideró que el acusado no era solo «un titán en Hollywood», sino también «un violador».

La defensa, por su parte, sugirió que las acusadoras provenían de «actrices descontentas».

#MeToo

Más de 80 mujeres, incluidas actrices famosas, han acusado a Weinstein de conducta sexual inapropiada desde hace décadas.

Pero el caso explotó cuando en octubre de 2017 el periódico estadounidense The New York Times publicó un extenso reportaje en el que se detallaban acusaciones contra Weinstein que se remontaban a décadas atrás.

Las actrices Rose McGowan y Ashley Judd fueron dos de las mujeres que alzaron la voz contra el magnate desde entonces y muchas otras se unieron después.

El escándalo por las acusaciones contra Weinstein derivó en un movimiento global en el que miles de mujeres de todo el mundo denunciaron situaciones de abuso y acoso sexual bajo la etiqueta #MeToo («Yo también»).

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here