Compartir

Juan Gutiérrez, artesano de la Condamine, es uno de los afectados por los altos niveles de contaminación auditiva.

Según los datos presentados ayer, en un 49,5 por ciento de las zonas analizadas en el mapa hay un incremento de la contaminación auditiva, en un 48,4 por ciento se registró una disminución.

El pito y el motor de los vehículos, la música de bares y restaurantes son los sonidos constantes en la avenida Remigio Crespo, una de las zonas en las que aumentó la contaminación auditiva en la ciudad en el último año, según el Mapa del Ruido presentado ayer por la Comisión de Gestión Ambiental y la Universidad del Azuay.

Magdalena Serrano, moradora del sector, señala que en horas de la noche “el ruido es peor”. No es la única, pues en la calle Condamine, otro de los lugares afectados por este problema, los habitantes dicen estar cansados del ruido que causa el tránsito en la zona. Juan Gutiérrez, artesano, sostiene que poco han servido los estudios y la ordenanza que regula el ruido, pues la situación no ha mejorado. Y eso se evidencia en el mapa actualizado, en el que consta que el 70 por ciento de esta problemática se genera por el alto flujo vehicular en zonas como las ya mencionadas, además en la Avenida de las Américas, Don Bosco, sector del hospital Vicente Corral Mosocoso, entre otras.

Según los datos presentados ayer, en un 49,5 por ciento de las zonas analizadas hay un incrmento de la contaminación por ruido, mientras que en el 48,4 por ciento hay un decenso y en el resto se mantiene.

Para contrarrestar esta situación, las instituciones contunuarán con campañas para concienciar a la población y motivarla a que respeten los decibeles permitidos en cada sector.

También se implementarán sensores que den datos en tiempo real y se trabaja en una aplicación móvil. 


Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/eljuri/sitio_02/wp-content/themes/Newsmag/includes/wp_booster/td_block.php on line 997

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here